La Confederación Colombiana de ONG, se une al llamado a la Acción de Belgrado en defensa de las OSC, los líderes y las lideresas sociales y los defensores de derechos humanos.

as

La Confederación Colombiana de ONG, se une al llamado a la Acción de Belgrado en defensa de las OSC, los líderes, las lideresas sociales y los defensores de derechos humanos.

adf

Nosotros, líderes de la sociedad civil global, procedentes de organizaciones de la sociedad civil y activistas de todo el mundo presentes el día de hoy en Belgrado, pedimos a la sociedad civil nacional e internacional que se unan a nuestra voz y digan en alto:¡Ya basta! ¡Detengan los incesantes ataques contra la sociedad civil, los líderes sociales y los defensores de los derechos humanos!

El camino actual de la sociedad global está siguiendo un modelo que dejará atrás a cientos de millones de personas. No será posible alcanzar un progreso real y transformador que consiga cambios sistémicos para las personas y el planeta prometidos por la Agenda 2030 sin una sociedad civil plenamente comprometida y una participación genuina de las personas a través de sus organizaciones y comunidades.

Es verdaderamente preocupante que más del sesenta por ciento (60%) de la población mundial (4.500 millones de personas que viven en más de 90 países) viva en una situación en la que los espacios para la sociedad civil estén cerrados (20 países), o donde la sociedad civil está altamente reprimida (29 países), o donde la sociedad civil se enfrenta a significantes obstáculos legales y políticos (43 países). [Monitor de la Sociedad Civil de CIVICUS]. En los países que se encuentran bajo este porcentaje, hay muy pocas posibilidades de exista una sociedad civil plenamente comprometida y movilizada, lo cual es clave para la democracia, los y las defensoras de los derechos humanos, el progreso de los ODS y para el logro de una Agenda 2030 transformadora.

Instamos a todos los estados miembros de las Naciones Unidas a tomar medidas concretas y urgentes para revertir estas tendencias.

A pesar de las promesas retóricas de acción por parte de muchos estados miembros para “revertir la tendencia de la reducción y cierre de espacios cívicos dondequiera que esté ocurriendo”,1los ataques a las OSC, líderes sociales y defensores de los derechos humanos continúan sin cesar.

Representantes de la sociedad civil de muchos sectores están siendo amenazados, perseguidos y asesinados, incluidos los que apoyan y representan a las comunidades rurales, pueblos indígenas, periodistas, sindicatos, activistas de los derechos de las mujeres, jóvenes, personas con discapacidades y ambientalistas. Están siendo hostigados mediante arrestos arbitrarios, detenciones, el uso selectivo de medidas legales y reglamentarias, y restricciones financieras de las OSC. A otros se les desacredita deliberadamente acusándolos de ser delincuentes o “agentes externos”. Parte de los líderes de la sociedad civil están además sufriendo daños físicos, como las defensoras de los derechos de las mujeres, quienes se enfrentan a situaciones de acoso y abuso sexual. Todo esto debido a que buscan proteger los derechos humanos de las personas, a la vez que promueve la participación democrática en asuntos que afectan a sus vidas.

Un progreso real y transformador, que no deja a nadie atrás, con el logro de los ODS en el punto de mira, -¬‐incluyendo la erradicación de la pobreza (ODS1), la eliminación del hambre (ODS2), la eliminación de la desigualdad de género en todas sus formas (ODS5), la reducción de las desigualdades (ODS10), la promoción del trabajo decente y medios de vida sostenibles para todos (ODS8), y la adopción de medidas para la conseguir la justicia climática (ODS13)-¬‐ no será posible sin una sociedad civil y una sociedad plenamente comprometidas. La fuerza de la sociedad civil reside en su diversidad, su arraigo en comunidades y territorios, su propia experiencia de desarrollo y su capacidad de participación pública.

El ODS 16, para la paz, la justicia y las instituciones sólidas está fuera de alcance en lugares donde los espacios cívicos están cerrados, donde la sociedad civil no puede actuar libremente, con una población pobre y marginada, ni contribuir a la defensa de instituciones responsables e inclusivas.

El tiempo de la retórica y de las nobles declaraciones internacionales ha terminado. La agenda es urgente y el momento de actuar es ahora. Poner en práctica las acciones es posible. ¡No podemos esperar hasta que los espacios para las OSC desaparezcan del todo y a que las voces de sus líderes, de los activistas de los derechos humanos y de los pueblos sean acalladas!

Este Llamamiento a la acción de Belgrado exige compromisos y acciones específicos para cada país, con un marco de referencia general en la Declaración política de 1699 del Foro Político de Alto Nivel de 2019, y con un programa establecido para que los estados miembros puedan rendir cuentas.

Llamamos a todos los estados miembros que se reúnen en Septiembre de 2019 a:

  1. Tomar medidas concretas para proteger y habilitar el espacio para la sociedad civil, incluidas las leyes y reglamentos habilitadores, la rendición de cuentas democrática basada en las normas y estándares de los derechos humanos, y la total protección de la sociedad civil objeto de ataques, como líderes sociales, defensores de los derechos humanos y de la igualdad de género.
  2. Introducir la inclusión y la rendición de cuentas para las personas en las prácticas de desarrollo.
  3. Implementar y respetar la apropiación democrática del país, de los planes nacionales de desarrollo e implementar la transparencia y la rendición de cuentas para el alcance de los ODS.
  4. Dar el ejemplo con una acción concertada para desafiar las principales violaciones de derechos humanos, incluido el deterioro de las condiciones a las que se enfrentan las organizaciones populares, los sindicatos, las organizaciones de los derechos de las mujeres, los pueblos indígenas y los ambientalistas comunitarios, entre muchos otros.
  5. Reconocer la importancia de la interconexión de todos estos asuntos para lograr la Agenda 2030 -¬‐ la voz de la sociedad civil, la erradicación de la pobreza, el empoderamiento de las mujeres, la lucha contra la desigualdad, el trabajo digno, la acción por el clima y la justicia ambiental.

 

La implementación de una Agenda de Acción basada en estos compromisos requerirá un liderazgo político sólido, proactivo y colaborativo por parte de todos los estados miembros, las diferentes partes interesadas en el desarrollo y las organizaciones de la sociedad civil.

La sociedad civil está totalmente comprometida con el logro de los ODS. Sin embargo, nuestros esfuerzos serán en vano si no contamos con nuevas medidas y acciones a nivel local, nacional, regional y global para revertir las tendencias que están reduciendo y cerrando los espacios cívicos.

Nos comprometemos a plantear estas urgentes preocupaciones y a exigir acciones en todas las reuniones preparatorias e intergubernamentales a medida que la comunidad internacional revisa el progreso en la Agenda 2030 en los próximos meses y años.

Este Llamamiento a la acción, acompañado de una Agenda de Acción, está siendo compartido simultáneamente en países de todo el mundo para recalcar la urgencia de estos asuntos.

Belgrado

8 de abril de 2019

1Documento final de Nairobi, Alianza Global de Cooperación Eficaz para el Desarrollo

Deja un comentario